En estos días de obligado descanso, he tenido la oportunidad de visitar a mi amiga Montse con la que tenía alguna cuenta pendiente, en concreto una sesión de fotografía de belleza. Qué gusto poder saldarla y además pasando un rato bueno. Pero rato bueno de los dobles, de los que pasas haciendo la foto y luego sentado en el ordenador editando.

Aquél día planteamos una sesión rápida, con nada más que un par de luces y en su propia casa, sin fondos ni más aparataje. Ella es de las modelos que me gustan: tiene claro lo que quiere y cómo lo quiere, pero se deja mandar para conseguirlo…

Además tuvimos a una»extra» de lujo, pues la peque se animó también. Habéis visto algunas de estas fotos en INSTAGRAM O en FACEBOOK y seguro que os han gustado tanto o más que a mí!!!

Hoy os traigo algunas más, para que veáis que en muy poco tiempo, y con poco espacio podemos hacer unos recuerdos preciosos. ¿Te animas?

Venga llama, escribe, o, por lo menos brujulea un poco por la página web, verás que hay algo que te gusta y que enciende tu curiosidad. ¿Sabes que esto es un regalo estupendo para cualquier celebración?

Seguimos disparando.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.