O Newborn, vaya, que viene a ser lo mismo… pero claro, yendo a conocer a Pablo a la Mancha, mucho mejor usar el idioma de Cervantes, ¿no?

Pues ya llegó Pablo y pudimos disfrutar de una sesión de NEWBORN de esas. La verdad es que son sesiones largas, largas y estamos a expensas de que el bebé decida cooperar. En esta ocasión Pablo, con menos de 15 días, se portó como un campeón y nos dejó hacerle todas las barrabasadas que quisimos y, no puedo estar más contento con el resultado.

Fue una mañana-tarde muy divertida gracias a los papás y hermanitos de Pablo que nos hicieron sentir súper a gusto y, además, nos trajimos estas fotos de semejante bollo de niño!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.