La idea

Para la boda  de una tía que adora a sus sobrinos! Reme llevaba un tiempo dándole vueltas a la orla que hice para la clase de su hijo y en cuanto vino a hablar conmigo, me puse manos a la obra… Estas fotos o comienzan con papel y lápiz, o te vuelves loco… Así que así, en plan tradicional con una regla y una calculadora me puse a diseñar este divertido cuadro. La idea, como dije antes, viene de las orlas de clase que hice este mes de septiembre. Llevaba ya algunos años haciendo las orlas de mi curso y estaba un poco cansado de la típica foto carnet. Aunque no pueda enseñarlas por aquí, creédme que quedaron chulas y con este cuadro os podéis hacer una idea.

La sesión

Llegó el día de la función…cinco niños con diferente predisposición a la cámara. Los niños siempre son impredecibles y, cuando están por la labor,todo va fenomenal. Pero cuando no están por la labor o se cansan… En fin. El más pequeño no quiso colaborar pero unas piruletas, y algunos pequeños trucos, consiguieron que se pusiera delante de la cámara y, la verdad, el resultado fue estupendo.

Por muy planificada que lleves la sesión, con niños siempre es complicado seguir el guión. Yo no suelo ser muy estricto planificando sesiones, pero en este caso era imprescindible hacer algunas poses concretas. No obstante, como dijo un marine, hubo que «improvisar, adaptarse, vencer». Un par de cambios por aquí y un par de tachones en la «chuleta» por allá y quedó todo el trabajo hecho. Menos mal que a mi compi y asistente Amalia, le sobran oficio  y recursos ¡Y nos sobró tiempo para alguna foto más de familia y de pareja!

Muchas gracias a las mamás y papás por esta oportunidad tan divertida y a los nenes, que fueron los protas, claro. ¡Qué ganas tenía de enseñar esto!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.