Una de las disciplinas fotográficas que más me ha llamado siempre la atención es la fotografía nocturna. Este fin de semana, he tenido el placer de reencontrarme con Miguel Valdivieso en uno de sus talleres y practicar atardeceres, noches y amaneceres. Además, por supuesto, de pasar un rato estupendo en el campo, compartiendo la noche con nuevos compañeros de «frikismo». Más aún, he podido cumplir uno de los deberes que me había puesto para este verano: fotografiar la Vía Láctea. Es un gustazo seguir aprendiendo y creciendo como fotógrafo de la mano de los mejores. Después de este kit kat, vuelta a terminar el año escolar y a editar un par de reportajes que pronto veréis por aquí…

_IMG9807_IMG9778_IMG9874pano hoces1_IMG9816-Editar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *