Y con la caló, las sesiones de exterior. La verdad es que llevamos unas semanitas a tope y no hemos parado. Casi no he tenido tiempo de colgar las novedades… Bueno pues allá van.
En estos días en los que pasamos de las botas de agua a las chanclas y en la breve primavera que nos deja el verano, aprovechamos para sacar la cámara y las familias a parques y jardines a jugar con la luz natural. La luz natural es otro mundo, el primero con el que se empieza y la verdad es que es una maravilla.
Además hemos tenido dos comuniones y una confirmación, de las cuales han colgado fotos mías en la web del arzobispado castrense (y que os dejo aquí para que les echéis un vistazo).
Por último hay un par de cositas por ahí, pero ya os las enseñaré cuando pueda hacerlo, que aún están bajo secreto profesional…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.